domingo, 20 de noviembre de 2011

Ambientes de aprendizaje



Entendemos por entorno educativo un sistema de elementos interrelacionados que incluye la organización del espacio en el aula y fuera de ella, las consignas de  trabajo, los materiales de trabajo y el clima del aula.
El aula ha de convertirse en un espacio de encuentro con otros, de constricción de un grupo-clase, para lo cual es preciso disponer de un entorno que facilite las comunicaciones e intercambios. La organización del tiempo, de los recursos materiales, el tipo de actividades y consignas propuestas, la organización y diseño del espacio condicionan las posibilidades de interacción y de aprendizaje.
El entorno educativo esta formado por más que aquello que rodea al alumno en su clase, y supone una concepción de enseñanza que persigue la comprensión y una concepción de aprendizaje significativo.
Habitualmente pensamos que la distribución del tiempo y del espacio y las configuraciones de clases no colaboran en la construcción de entornos adecuados para aprender, sin embargo, nos resulta sumamente difícil cambiar el entorno.
Esta situación puede tener que ver con la falta de recursos materiales y humanos disponibles. Configurar entornos para el aprendizaje supone situarse en una concepción de enseñanza en la cual se admiten diferentes estrategias a la vez, diversas fuentes de las cuales nutrirse del conocimiento e información necesaria, el trabajo mediante la resolución de problemas, el docente como facilitador y provocador de situaciones de aprendizaje, el desarrollo de las inteligencias múltiples, el uso de diferentes tipos de lenguajes y modalidades de comunicación y una actividad que implique al alumno el diseño de proyectos diversos.
No basta con configurar el entorno, es preciso planificar en él, el tipo de propuesta que será presentada a los alumnos. Las consignas de trabajo entonces adquieren una importancia especial.
Cualquier aula podrá constituirse en un entorno de aprendizaje. Se trata de transformar a las aulas en territorios en los cuales se encuentre siempre presente la interacción, el debate, el estudio, la búsqueda de información, el trabajo colectivo e individual.
El espacio en las aulas suele ser muy estáticos y uniformes, pero podrían construirse en ellos distintas dinámicas. El espacio escolar no es una variable neutra, en cada espacio se pueden favorecer o entorpecer determinadas situaciones y relaciones. En general, los espacios en la escuela están concebidos como espacios personales por lo que no contribuyen a la interacción y al intercambio.
El tiempo es un bien escaso aunque no siempre es bien aprovechado. Se define en función de las prioridades y jerarquías de valor presentes en la institución.




Este tema además lo hemos visto en la asignatura Instituciones Educativas, dictada por María Cristina García, como las variables que intervienen en las instituciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada